Seguir cuando no puedes más,
seguir cuando parezcas acabado,
seguir cuando no dan nada por vos,
te hace ser mejor que el que ha ganado.

No te dejes vencer por nada.
Levántate y lucha como siempre
que todavía no ha sonado la campana.

Cuando se rían pensando que estás muerto,
que al final por fin te han derrotado,
abre los ojos y míralos de frente
que no está muerto aquel que está luchando.

Sabe que no es mirado como héroe
aquel que más batallas ha ganado,
sino aquel que en todas sus peleas
nadie jamás lo ha visto derrotado.

Si no llegas primero a la meta
no creas que por eso ha fracasado,
ya que se siente así el que en su vida,
pudiendo ser mejor..., no lo ha intentado