Hoy es el día...

Ser tan fuerte que nada pueda perturbar la paz de tu mente.

Hablar a todos de salud, felicidad, bendición y prosperidad.

Hacer que los demás sientan siempre que hay algo bueno en ellos.

Pensar sólo lo mejor y esperar sólo lo mejor.

Ser tan entusiasta del éxito de tu amigo como si se tratara de tu propio éxito.

Olvidar los errores del pasado y luchar por las grandes consecuencias del futuro.

Sonreír siempre y que tu sonrisa sea para todos.

Dedicar tanto tiempo a tu adelanto personal que no te quede un minuto para encontrar defectos en los demás.

Ser suficientemente tolerante, firme y generoso para combatir la pesadumbre, la pasión y el miedo, y suficientemente feliz para no permitir la presencia de la inquietud.


Image description