No Hay Excusas: Usted es Responsable de su Propio Éxito

¿Qué tanto de su éxito diría usted que es por sí mismo – sus decisiones, sus acciones, sus comportamientos – contra condiciones externas?No Hay Excusas: Usted es Responsable de su Propio Éxito, éxito personal, el secreto del éxito,Si mantiene en mente que al menos usted es responsable del 85% de su éxito – y sólo el 15% depende de cómo sopla el viento – será más propenso a tener éxito. 

Si usted culpa de sus problemas y fracasos a otra gente, circunstancias fuera de control o a la mala suerte, estará condenado a fallar. ¿La buena noticia? La responsabilidad no sólo es algo que se tiene en mente – es una habilidad – que todos podemos aprender. Puede no ser tan fácil lograrlo, pero aquí se presenta un proceso de tres pasos:

1.Responsabilidad:

La responsabilidad no es algo que usted “hace” – es una manera de pensar y de ser. Cuando usted es realmente responsable, cree que el éxito o el fracaso se lo ganó usted mismo, aunque haya trabajado con un equipo o haya sido afectado por circunstancias fuera de su alcance. Usted es dueño del compromiso, antes de los hechos, incluso desde antes de tomar acción.

Comenzando:Sea responsable “de cualquier manera”. Es fácil proclamar responsabilidad cuando las cosas van bien, pero es difícil cuando no es así. Una persona realmente responsable, sin embargo, acepta la responsabilidad de cualquier manera. Así que la próxima vez que tome un proyecto, sea 100% responsable del resultado. No un poco. No algo. No mucho. Responda por el 100% - bueno o malo – sin dudar.

Image description

Reconozca su poder. Usted ya tiene la habilidad de ser 100% responsable; todos la tenemos. Sin embargo la mayoría de nosotros no sabemos – o al menos no admitimos – que nosotros solos tenemos el poder de manejar nuestra vida y carrera. Claro, usted puede ceder ese poder; pero ya es una elección consciente, no sucederá sin su permiso.Lidiar con lo que es. Piénselo: ¿cuándo fue la última vez que pudo cambiar su pasado? No importa lo que haya pasado – importa lo que se tiene hoy. Esto le ahorra el problema de buscar quién tuvo la culpa o qué hubiera pasado si las cosas hubieran sido diferentes. No lo fueron – y esto hace más fácil su decisión: “¿Cómo quiero reaccionar a la situación actual?”

2. Auto-empoderamiento: 

Hay una sola clase de empoderamiento y es el auto-empoderamiento. A diferencia de la concesión de autoridad, el empoderamiento viene de adentro. Auto-empoderándose a sí mismo, usted toma las acciones – y los riesgos – de lograr un resultado y obtener lo que desea. En lugar de esperar a que alguien lo declare empoderado o le de una oportunidad, usted sale por sí mismo de su zona de confort, haciendo que las cosas sucedan y respondiendo por los resultados.Comenzando:Maneje las expectativas. La ruta más directa para el auto-empoderamiento es tener claras sus expectativas – no sólo lo que usted espera, sino lo que se espera de usted. Para hacer esto, necesita hacer preguntas, hacer acuerdos y clarificar todo por escrito. De otra manera, tiene el riesgo de sufrir la fuente de todo enojo: fallar a las expectativas.Tome su tiempo. “No” es una palabra que empodera. Así que cada vez que pronuncie, “No puedo decir no”, pregúntese a si mismo si no puede – o si no quiere hacerlo. Recupere su tiempo de otras formas: eche un vistazo en su lista de cosas por hacer (monitoree proyectos y fechas límite en un calendario); resístase a sobresaturarse en la agenda (no podrá hacer 12 horas de pendientes en 8 horas de trabajo, deje de intentarlo); estime de forma realista los tiempos (hay que aceptarlo, la mayoría de las tareas toman más tiempo de lo que deberían).Proclame sus propios logros. Son dichos muy comunes “Un día ellos notarán lo mucho que hago y me darán el reconocimiento que merezco.” ¡NO! Tome ventaja de sus talentos personales y permita que la gente de arriba sepa quién es usted y cómo contribuye.

3. La responsabilidad personal: 

A diferencia de la responsabilidad del “antes” y del auto-empoderamiento “durante”, la responsabilidad es el “después”. Es la voluntad de responder por los resultados de sus elecciones, acciones y comportamientos. Cuando es personalmente responsable, usted deja de culpar a otras personas o de inventar excusas. En lugar de esto, usted acepta cuando sus decisiones causaron problemas.Comenzando:Diga la verdad. Todo mundo se equivoca algunas veces. Mentir sobre ello o tratar de cubrirlo siempre empeora las cosas – sin excepciones. Ahórrese tiempo: No diga mentiras. Nadie las cree de todas formas – ni usted mismo.Sea su propio policía. ¿Usted es responsable de sus acciones incluso si nadie lo señala como responsable o si nadie lo atrapa? Por supuesto que lo es. Así que sea su propio policía. En la larga carretera de la vida, tome responsabilidad en todo momento.Véase a usted mismo primero. Cuando hay problemas, primero véase a sí mismo. Hágase 4 preguntas específicas: ¿cuál es el problema? ¿qué estoy haciendo o dejando de hacer que contribuye al problema? ¿qué puedo hacer diferente para ayudar a resolver el problema? y ¿me haré responsable del resultado?La responsabilidad personal es muy escasa, y urgentemente se necesita en los negocios y en la sociedad en general. No espere más – hágalo ahora mismo. Elija ser responsable de usted mismo y de su éxito en el trabajo y en la vida.Resumen: Usted es responsable de al menos el 85% de su éxito – y sólo el 15% depende de cómo sopla el viento. Si usted culpa de sus problemas y fracasos a otra gente, circunstancias fuera de control o a la mala suerte, estará condenado a fallar. ¿La buena noticia? La responsabilidad es una habilidad que todos podemos aprender. Puede no ser tan fácil lograrlo, pero en este artículo se presenta un proceso de tres pasos para lograrlo.

 

Fuente: http://www.amamex.org.mx/