¡Ponga atención!: seis ejercicios para ejercitar la memoria

¿Una de las razones por la que mucha gente tiene problemas para recordar algo, es por que no tienen una imagen clara de lo que quieren recordar y porque no ponen atención desde un principio. El primer paso crucial es “PONER ATENCIÓN”. Usted primero tiene que tomar la información con objeto de ponerla en su memoria de corto plazo o memoria de trabajo y después pasarla a su memoria de largo plazo.

Naturalmente, puede recordar todo tipo de cosas sin estar particularmente atento. Inconcientemente está absorbiendo información todo el tiempo y mucha de ésta se queda con usted aunque no se de cuenta. Mientras pueda absorber inconcientemente mucha de la información y más tarde recordarla, todavía no se ha dado cuenta que ha aprendido y que para mejorar su memoria concientemente deberá poner más atención. A veces esto se refiere a estar “atento”, lo que se opone a operar en automático. 

Ciertamente, usted quiere seguir guardando la mayor parte de los procesos diarios cada día en su vida automática, ya que los necesita para moverse a través de la vida; no puede tratar de poner tanta atención a todo lo que hace, ya que este proceso se volvería muy lento. Aunque por otro lado puede ser conciente de lo que hace en automático y se puede enfocar más estrechamente en algunas de las actividades frecuentes. Entonces podrá recordar mejor lo que quiere, como nombres de personas de negocios, exposiciones, etc.

Image description

Aprenda a Poner Atención: 

Los siguientes ejercicios están diseñados para ayudarle a que ponga más atención en lo que hace.

1.- Cree un Disparador de Memoria para Aumentar su Capacidad de Enfoque: Cuando está en una situación donde es particularmente importante recordar algo, usted puede recordarse a si mismo que debe poner atención usando un “disparador de memoria”. Este disparador puede ser casi cualquier ademán o señal física, como poner juntos sus dedos pulgares e índice, apretar las manos para que los dedos pulgar e índice formen una aguja o levantar el dedo pulgar. Podría usar una propuesta mental que le recuerde que tiene que poner atención. Cualquier señal que escoja, está diseñada para recordarle que es tiempo de estar alerta y escuchar u observar atentamente, así recordará todo lo que pueda. Si usted ya tiene una señal diseñada úsela o use los siguientes ejercicios para crear su disparador.

Relájese, quizás cerrando los ojos. Entonces, hágase esta pregunta: ¿Que disparador mental me gustaría usar para recordar que debo poner atención? Analice lo que le venga a la mente. Puede ser un ademán, un movimiento físico, una imagen mental, palabra o frase que usted se puede decir a si mismo y selecciónela.

Asocie el acto de poner atención con el ademán:

Ahora déle poder a este disparador, haga que el ademán o movimiento, imagen o palabra aparezca en su mente. Después, de manera repetida haga ese ademán, movimiento, imagen o palabra por uno o dos minutos; en cada repetición dígase a usted mismo y con intensidad creciente: “Pondré atención ahora, estaré muy atento y alerta y conservaré esta información en la memoria para que la recuerde más tarde”. Este proceso de usar un ademán y poner atención se asociará con el acto de poner atención a través del ademán.

Más tarde, el mismo día o al siguiente, si está empezando el ejercicio por las noches, practique usando el disparador en algunas situaciones reales de la vida. Encuentre la oportunidad tres o más veces cuando esté especialmente interesado en recordar algo y use su disparador para estar más alerta. Por ejemplo, cuando esté viendo algo que especialmente le gustaría recordar, como alguien en la calle, un carro, etc. Use su disparador para ayudarle a poner atención en eso. Después cuando el objeto ya no esté, repítalo mentalmente con la mayor cantidad de detalle posible para ilustrar que tanto puede recordar cuando realmente está poniendo atención.

Vea o Escuche Ahora lo que Quiere Recordar:

Inicialmente, para reforzar la asociación con la señal que ha creado cuando hace el ademán, repita las mismas palabras de sus ejercicios de concentración: "Pondré atención ahora. Estaré muy alerta y atento y guardaré ésta información en la memoria para que la recuerde más adelante”. Después vea o escuche atentamente cualquiera de las cosas que quiera recordar.

Repita la meditación y la práctica de la vida real por una semana para que se condicione a asociar la acción que quiere desempeñar (poner atención) con el disparador (levantar el dedo, etc.). Una vez que ésta asociación queda guardada, siga usando su disparador en la vida real. 

Mientras más veces use de manera regular el disparador, no requerirá seguir practicando el ejercicio, ya que cada vez que lo use su atención estará en máxima alerta.

Mantenga la Atención Enfocada, Use su Disparador Físico o Movimiento:

Para mantenerse atento en lugar de ir a la deriva mientras está escuchando algo o alejar su mente de vagar mientras está observando o experimentando algo, usted puede usar el disparador que ha creado o cualquier ademán o señal física para recordar que tiene que poner atención sobre lo que está viendo o escuchando.

Por ejemplo cada 20 ó 30 segundos, de un chasquido ligero con los dedos, mueva el dedo pulgar o mueva otra parte de su cuerpo como recordatorio. Cuando haya seleccionado su disparador, practíquelo repetidamente para asociarlo con poner atención. Entonces el ademán o movimiento se volverá el disparador para poner atención. 

 Después de algún tiempo si su atención comienza a divagar, simplemente repita el disparador para regresarla nuevamente a poner atención.

2.- Mejore su Memoria, Retenga Fotografías Claras Dentro de su Mente:

Otra forma de poner atención es hacer un cuadro mental o grabar a una persona, lugar o evento que quiera recordar. Este proceso le ayudará con la segunda fase del proceso de retención de memoria, donde usted codifica esta información usando imágenes visuales o sonidos. Pero en esta primera fase es donde se toma la información en primer lugar, parecido al uso de una cámara o una memoria digital.

Un factor importante en la recordación débil es que frecuentemente no hacemos una buena fotografía o no lo grabamos bien. Como resultado, podríamos pensar que recordamos lo que hemos visto, pero no es así. Los testigos en un juicio por ejemplo, recuerdan a menudo un evento de manera imprecisa, aunque pueden ser muy positivos y estén en lo correcto. Por consiguiente, antes de que pueda recordar o reconocer algo correctamente en la etapa de la recuperación del proceso, primero debe tener una clara impresión de este. 

Conviértase en una Cámara Fotográfica o Grabadora:

Una forma de hacerlo en el momento en que está muy atento, es pensando que usted es una cámara o grabadora de cassettes, que está tomando fotografías precisas o grabando lo que está experimentando. Como usted está observando y escuchando, tiene que hacer sus impresiones mentales de las fotografías o de la cinta de grabación. Se requiere de algo de práctica para desarrollar esta habilidad.Los siguientes ejercicios están diseñados para ayudarle con esto. Al principio, úselos para tener el sentido de que tan bien recuerda lo que ve. Después, como práctica, encontrará que puede recordar más y con más detalle.

Observe Bien y Escuche Bien: 

El principio fundamental de estos ejercicios es observar algún objeto, persona, evento, colocarse para tomar una fotografía, escuchar una conversación o los sonidos alrededor de usted. Después, hay que retirarse de lo se está viendo o escuchando y trate de recordar lo que pueda. Es bueno escribir en un papel lo que recuerda. Finalmente, voltee hacia atrás y pregúntese ¿Que tanto recordé” ¿Qué tanto olvide? ¿Qué recordé que no estaba ahí?

Al principio se sorprenderá de lo malo que es para observar y escuchar, pero con la práctica lo mejorará y su habilidad para recordar lo llevará a otras dimensiones, por que usted automáticamente empezará a ser más preciso en la fotografía mental o en la grabación dentro de su mente.

La forma ideal de usar estas técnicas es a través del disparador mental de conciencia. Cada vez que use el disparador, se imaginará a si mismo y de manera inmediata como una cámara o grabadora y registrará la escena en su mente de manera indeleble para recordarla más tarde.

Los tres ejercicios siguientes están diseñados para darle alguna práctica en percibirse como una cámara o grabadora de cassettes dentro de un lugar privado y acondicionado para ello. El cuarto ejercicio lo puede usar en cualquier situación para percibir más eficazmente.

3. Observe las Cosas de Manera más Precisa.

Este ejercicio le ayudará a incrementar su poder de observación.

Observe algo frente a usted que tenga varias cosas diferentes, estos pueden ser objetos, gente que esté sin movimiento (sentada y no una muchedumbre apresurada, etc.), un paisaje, etc. O bien puede usar una fotografía de la escena. Después fije la mirada en esta escena por un minuto, mientras lo esta haciendo imagine que está tomando una fotografía de ella, como si su mente fuera una cámara tomando una fotografía. Cuando haga esto es importante que se de cuenta lo más que pueda de la mayor cantidad de cosas sobre la escena. Ponga atención a las formas, colores, número de objetos o gente, la relación entre las cosas y así sucesivamente.

Luego retire la vista de la escena y trate de recrearla en su ojo mental, tan preciso como sea posible. Cuando esté mirando la escena, note las formas, colores, número de objetos o personas y la relación entre las cosas.

El siguiente paso para medir su precisión y sin voltear atrás, haga una lista de lo que vio con tanto detalle como sea posible. 

En la medida que siga practicando este ejercicio encontrará que la medición, tanto de su precisión como el ver la escena completa, deberán ir hacia arriba.

4. Escuche lo que Oye. 

Este ejercicio le ayudará a volverse más conciente de lo que oye y tambien le ayudará a escuchar con más detalle y en forma correcta.

Grabe un segmento corto de conversación o algunos sonidos en un cassette. Usted puede grabar esto de una conversación normal, de la televisión, programa de radio o sonidos ambientales de la calle. Grabe por espacio de dos o tres minutos.

Mientras esté grabando o más tarde que esté reproduciendo la grabación, concéntrese en lo que está oyendo con toda la intención y cuidado posible. Imagine que usted es una grabadora que graba cada parte de la conversación de manera clara y precisa. Ya sea que esté grabando o repitiendo la grabación, escuche todo con atención. Tal vez formando algunas imágenes en su mente mientras lo hace.

Al final de la grabación, trate de recordar la conversación o sonidos con tanto detalle como sea posible. La idea es imaginarse así mismo como grabadora repitiendo la cinta. Adicionalmente, trate de recordar lo mejor posible, lo que escuchó en la secuencia.

Para verificar la precisión de lo que escuchó, escriba una lista de lo que oyó en tanto detalle como sea posible. No necesita escribir todo palabra por palabra, pero escriba lo suficiente para indicar lo esencial de cada pensamiento o declaración. Luego repita la cinta y revise que tan completa y precisa fue su descripción.

En la medida que continúe practicando este ejercicio, encontrará que su evaluación tenderá a ir hacia arriba.

 

5.- Vea como Cámara, Escuche como Grabadora:

Este ejercicio le ayudará a observar o escuchar de manera más precisa y completa en las situaciones diarias.

Usted puede usar ésta técnica dondequiera que se encuentre, es particularmente especial para fiestas, juntas de negocios y otras ocasiones importantes donde quiere asegurarse de recordar las cosas con precisión. Tambien puede usar ésta técnica para practicar y afinar sus habilidades cuando está esperando en la fila, viajando en autobús, en el intermedio de una obra de teatro y en lugares donde está esperando que suceda algo.

Simplemente imagine que usted es una cámara y tome una fotografía de lo que está viendo. O imagine que usted es una grabadora grabando una conversación. O una cámara de video y está grabando ambas cosas.

Luego, voltee sus ojos o ciérrelos si es conveniente y por unos segundos, enfóquese en lo que ha visto u oído recientemente. Si ha tomado una fotografía, visualícela atentamente en su ojo mental y concéntrese. ¿que objetos o personas ve?, ¿que colores o detalles recuerda?, ¿que muebles hay en el cuarto?, ¿cómo está vestida la gente?

Luego, observe la escena y compare su fotografía con lo que ve ahora. ¿Qué dejo afuera?, ¿que agregó que no estaba ahí?, ¿que detalles observó incorrectamente? Mientras más practique esto, más completa y precisa será su fotografía.

Si está tratando de escuchar como un cassette, repita lo que está escuchando en su mente. ¿Qué dice la gente?, ¿que sonidos escucha en derredor suyo? Usted no será capaz de escuchar otra vez estas conversaciones o sonidos, pero puede otra vez tener el sentido de saber que tanto detalle es capaz de retener. Mientras más practique esto, mejor podrá escuchar.

Si usted se ha imaginado como una cámara de video, revise ambas la fotografía y los sonidos. 

6.- Experimentación de un Objeto.

Este ejercicio le ayudará a ser más conciente de lo que ve y tener una percepción más completa y correcta.

Coloque frente a usted un objeto común o grupo de objetos (tales como una colección de objetos de escritorio, una pintura de la pared, un anuncio o fotografía de una revista, un arreglo floral en su base, etc.). Quédese viendo al objeto común o grupo de objetos por espacio de un minuto y observe tantas cosas como pueda, tales como: forma, textura, color, diseño, patrón, etc. Este pendiente de cuantos objetos son y catalogue los nombres de todos en su cabeza. Después retire el objeto o grupo de objetos y ya fuera de su vista, continúe mirando sobre la mancha donde estaban e imagine que las cosas siguen ahí. Trate de recrear lo que vio con tanto detalle como sea posible.

Para revisar la precisión, haga una lista de lo que vio. Nuevamente vuelva a mirar lo que estaba observando y vea que tan preciso fue.

Fuente: http://amamex.org.mx/