3 Errores que los Líderes Cometen y que Nadie les Dice

¡Claro que sí! Todo mundo ha tenido un jefe que se cree la octava maravilla: prepotente, autoritario, engreído, soberbio. ¿Acaso no se dan cuenta de que lo son y que sus colaboradores los rechazan? Te sorprenderá saber que muchos no se dan cuenta por la simple y sencilla razón de que tienen “miedo”.

De acuerdo con una encuesta realizada por la consultoría española Otto Walter, el 38% de los directivos ha sido reprobado por sus colaboradores debido a errores básicos, de los cuales, nadie les dice nada.

Tener un puesto estratégico para la empresa es una gran responsabilidad, pero algunas veces, es un punto en contra. La mayoría de los errores en los líderes se pueden corregir con la ayuda de una evaluación de 360 grados, la cual permite brindarles una retroalimentación sobre sus fortalezas y áreas de oportunidad, pero ¿qué es lo que sucede cuando los empleados no pueden darle ese feedback a su jefe? A continuación te contamos sobre los 3 errores que los líderes cometen y que nadie les dice.

1. Mezclar los negocios con la familia

La familia es lo primero, ya nos lo decía Vito Corleone en El Padrino. Siempre hay que mantenerla cerca, para lo bueno y para lo malo. Pero, ¿qué pasa si unimos familia y trabajo? ¿Crees que es una buena combinación?

Muchas empresas exitosas han surgido de proyectos familiares, y no hay nada mejor para ejemplificar que las Pequeñas y Medianas empresas (Pymes). Como dice el dicho “Todo se queda en familia”. Pero no siempre es así, ¿cuántos de ustedes tienen familiares en puestos estratégicos, y que por cuestión de sangre, nadie les dice nada sobre su mal desempeño aunque esté claro que esa persona no sirve para el puesto?

Este error es muy común y sin embargo, tiene solución. Busca un coach que te enseñe a gestionar, con o sin familia. Esto te ayudará a entender la dinámica a utilizar cuando la situación se salga de control. Recuerda que el 60% de los negocios familiares, fracasan si no se toman cartas en el asunto.

2. Dirigir con arrogancia

Dice un proverbio muy antiguo que si quieres conocer realmente a alguien, basta con ponerlo en una posición de poder. Los aires de superioridad y la arrogancia a menudo acompañan al mal jefe, y no son más que el reflejo de su constante temor a perder la autoridad y el respeto de sus subordinados.

La arrogancia es una de las características más frecuentes en los líderes. Piensan que por serlo, tienen inmunidad total a sus actos. Este es uno de los mayores errores. Al respecto, Les McKeown, presidente y CEO de Predictable Success, asegura que el primer paso es darse cuenta de ello, y a partir de ahí, todo puede ser sencillo. Basta con preguntarle a uno de los socios o a algún colaborador: ¿Soy arrogante? Nadie te dirá que sí, pero bastará con ver la expresión de su cara para conocer la respuesta. ¿Te atreves a preguntar?

3. Mi puesto es para… siempre

Tener 30, 40 o más años al frente de la compañía, es un grave error. Muchos directivos creen que estar en la silla presidencial es su obligación eterna, sin embargo, es todo lo contrario. Las generaciones pasan y los métodos y dinámicas evolucionan. Si el presidente evoluciona con ello, es un punto ganador, pero la realidad es que la mayoría de las empresas tienen presidentes eternos que a la larga se convierten en obsoletos. ¡Cuidado! El principal error puede estar en la cabeza de la empresa. También es bueno saber cuándo hay que tirar la toalla.

Además, en una entrevista, Enrique Taracena, profesor de Política del Ipade, comentó cuáles son otros de los errores más comunes de los CEO’s, y de los cuales, pocos ponen énfasis en corregirlos:

  1. Creer que la empresa es suya.
  2. Olvidar que dependen de su gente.
  3. No tener claro el por qué están en ese puesto.
  4. No conocer o entender a sus clientes.
  5. No saber dónde hacer dinero.
  6. No ser capaz de explicar a cada colaborador cómo impacta su trabajo en los resultados de la empresa.
  7. No dar seguimiento a las decisiones y acuerdos.
  8. No realizar un feedback asertivo.
  9. No cumplir con su palabra.
  10. No construir proyectos empresariales valiosos y de interés común.

La retroalimentación: Clave para ser un líder exitoso

Sí las organizaciones buscan alcanzar el éxito, no pueden permitirse perder buenos gerentes. La creación continua de oportunidades de desarrollo de la gestión fomenta el compromiso de los líderes. Las evaluaciones circulares son una herramienta para el crecimiento y mejora que apoya una cultura de desarrollo y aprendizaje continuo. Sin duda este método es ideal para evaluar al personal en puestos de mando y la forma más efectiva de hacerlo es con Smart 360. Una plataforma de evaluación circular versión web que permite realizar las evaluaciones sobre las competencias clave para el puesto y la organización, de una manera eficiente y eficaz.

Si eres de los que piensan que las evaluaciones de desempeño circulares no son un elemento clave para tu organización comienza por hacer la prueba y te sorprenderás con los resultados que puedes obtener.

Solicita una demostración gratuita